lunes, 30 de junio de 2014

Time



Hola a todos, chicos y chicas, mis queridos lectores, bienvenidos a una nueva entrada. Hoy se acaba el mes, el tiempo pasa más rápido de lo que deseamos, y es justamente del tiempo, de quien hablaremos  en esta entrada.

Cuando eres niño, sientes que el tiempo pasa lento, quieres crecer, quieres que te tomen en cuenta, que no te vean solo como el pequeño de la familia, el pequeño ratón. Creo que por eso de pequeña siempre traté hacer las cosas por mi cuenta, no me gustaba que me vieran como alguien débil, bueno hay costumbres que no cambian.

Pero llega u momento en el que la vida va tan rápido que cuando te das cuenta, cambiante de año en un abrir y cerrar de ojos. En mi caso, fue a partir de 1995, después de terminar mi primer año de secundaria, pensándolo bien, es fue hace 19 años y medio, es increíble, que hayan pasado tantos años, yo siento como si hubieran sido unos cuantos. Supongo que eso se debe a que en esos años, durante mi adolescencia también quería que se termine rápido, fue acertado el deseo, lo mejor vino después.

Aunque tengo muy buenos amigas que mantengo de niñez y adolescencia, con quienes aprendí, que una buena amistad, se mantiene a pesar de la distancia, del tiempo y las diferencias, quizás no seamos las mismas niñas, o adolescentes que fuimos en aquellos tiempos, pero supongo que nuestra esencia no lo ha hecho y por eso nuestra amistad y el cariño se mantiene.

Luego llegó la universidad, gente maravillosa, mayor variedad de historias, experiencias, personalidades, gente, fue mi mejor época, y entre buenas y malas experiencias, crecí como persona, aunque no he madurado del todo (creo que todavía falta mucho para ello) .

Han pasado sus años también de aquellas épocas, más de las que quisiera admitir, pero este último año, el tiempo ha pasado más rápido de lo esperado, estudiar y trabajar, nadie dijo que sería fácil, lo que lamento es el tiempo lejos de mis amistades más queridas.

El tiempo va junto con la distancia, aunque muchas veces esa combinanción llega a ser letal,, cuando se trata del corazón, es la única que puede curar heridas muy dolorosa, a veces desgarradoras.

El tiempo puede ser nuestro amigo, nuestro aliado, nuestro enemigo, por ahora no lo sabemos, sólo el tiempo lo nos lo dirá.

Que es aquello que has dejado de hacer por falta de tiempo, comenta aquí

Zona Youtube
Sin importar cuanto tiempo pase, una canción puede llevarte al momento más sublime que quieras recordar, aquí algunas de mis canciones favoritas sobre el tiempo: Tiempo,  The time, y como bonus track, otra de Vico C ft Gilberto Santa Rosa que no me la puedo sacar de la cabeza, lo grande que es perdonar  

Hasta la próxima

Jenn

Síguenos en facebook

sábado, 31 de mayo de 2014

GRATITUD, RESPETO Y LEALTAD



Hola a todos, bienvenidos a una nueva edición de quien tiene la razón, hoy es fin de mes, faltan 7 meses completos para que llegué el fin de año, así que debo empezar a evaluar si estoy cumpliendo con las metas propuestas y analizar cuales otras van surgiendo antes de mi cumpleaños 33 y antes del nuevo año, así que como hay mucho por hacer hoy no le demos más vueltas a la manzana y comencemos.

Recuerdo cuando era niña, en algunos sitcom y dibujos animados que llegaron al Perú entre los finales de los 80’ y comienzo de los 90’ daban un capitulo relacionado con la gratitud, alguien le salva la vida a otra persona y esta sentía el deber de compensarle por el resto de la vida. En tre lo que transcurría el episodio, el agradecido terminaba sofocando a la persona a quien quería agradecer y es ahí donde me puse pensar aunque el programa exageraba había valores que nos querían enseñar como la gratitud, el respeto y la lealtad y sobre eso quiero hablar hoy.

Corta, clara y concisa, son adjetivos que describen a una pequeña palabra que dice mucho, para los que aún no adivinan es la palabra “gracias”. La solemos usar en retribución a un buen gesto o acción realizada por otro a favor nuestro y la decimos para mostrar nuestra gratitud. La pregunta es cuál es la medida correcta como saber si nuestra gratitud es tan pequeña que resulta imperceptible para otras personas o es demasiada que sofoca. Respeto, se dice que significa consideración y reconocimiento del valor de una persona o de una cosa. Actuar de acuerdo a las normas de un grupo establecido por ejemplo una familia o de una nación. Y finalmente lealtad, ser leal significa no traicionar a alguien, sin embargo esto tiene límites, como todo en la vida, no por ser leal a alguien vamos a infringir leyes, pues antes de ser leal con cualquier amigo, debemos ser leal con nosotros mismos y nuestras convicciones.

Como amigos las cosas claras, son manejables y entendibles estos términos, pero el caso de padres e hijos, creo yo que es un poco más delicado. En qué momento la búsqueda de nuestra independencia e individualidad se convierte en deslealtad y desagradecimiento hacia nuestros padres.

Surgimos de dos personas, que velan por nosotros, nos cuidan, alimentan y muchas veces  sacrifican sueños por nosotros, esto nos da una especie de obligación moral para cuidarlos y velar por ellos cuando no puedan valerse por ellos mismos. Pero que pasa antes, en el trayecto cuando nosotros estamos creciendo, madurando, haciéndonos camino en nuestra propia vida y cumpliendo nuestras propias metas.

Como bien sabemos la madurez no nos llega a todos a la misma edad. El hecho de tener autoridad legal para poder votar no implica que por obra y magia del espíritu santo seamos personas maduras. Hay adolescentes cuyas circunstancias en la vida les obliga a madurar y adquirir responsabilidades que muchos adultos adquirimos muchos años después o cuando empezamos a formar nuestra propia familia. Pero hay otros que pueden llegar a los 40 años y aún no llegan a la madurez, le huyen a las obligaciones y quieren seguir de parranda toda la vida.

Esta semana llego a mis oídos un caso, un joven de 19 años cuya madre tuvo que criar solo, y siempre le dio todo para tener una educación de calidad, lo apoyo en cuanto estudio quiso llevar y ahora quiere truncar sus estudios para trabajar dos tiempos en fast food´s alquilar  un departamento amoblado que cuesta la mitad de su actual sueldo y vivir con una joven casi de la misma edad que planea hacer lo mismo.

La idea de ser independiente es grandiosa, y hacerse camino por sí mismo sin ayuda de nuestros padres cumpliendo nuestros sueños es genial, pero, creo yo que todo tiene su tiempo. Aunque hay muchos casos de éxito de jóvenes empresarios, creo que la diferencia con este caso es que muchas veces estas personas exitosas a quienes admiro y aplaudo, lo apostaron todo porque no tuvieron nada que perder. Pero alguien acostumbrado a ciertos lujos, a tener padres que se lo han dado todo, es un poco más difícil. Cada caso es distinto, pueda que este joven tenga éxito como pueda que no, solo el tiempo nos lo dirá. Sea como sea, es su vida, solo él puede decidir que rumbo seguir.

Pero esto me enseño algo para futuro, si es que Dios me bendice dándome hijos. Los padres deben de hacerse la idea desde que nacen los hijos, que la responsabilidad que surgen al  darles la vida no implica que ellos cumplan nuestros deseos y sueños, ellos son independientes y no estarán toda la vida junto a nosotros, llegará  el momento en los que ellos tomen su propio camino y formen su propia familia. Nuestra responsabilidad como padres es brindarles las herramientas y pautas para que ellos en el futuro tomen las decisiones adecuadas.

Esta responsabilidad no debe aniquilar nuestros ideales, conformen ellos van creciendo, no es su vida la que debemos planear, sino la nuestra para cuando ellos tengan que partir, porque al final tomen un buen o un mal camino, solo quedaremos nosotros mismos para empezar de 0 en busca de nuestra felicidad. No esperemos depender solo de la felicidad las personas que criamos o de las que nos rodean. Seamos felices por y para nosotros mismos. Si fuimos buenos padres, tal vez nuestros hijos serán gratos, respetuosos y leales, pero recordemos que lo serán sin dejarlo de ser primero con  ellos mismos, sin faltar a su independencia y a sus propios sueños.

Tu opinión es importante, exprésate aquí o escríbenos a jennysworld1981@gmail.com

Con mucho cariño para ustedes


                             Jenn


Hasta la próxima!!!!


También síguenos en Facebook


sábado, 19 de abril de 2014

DEL DICHO AL HECHO…

... hay mucho trecho


Hola a todos mis estimados lectores, estamos aquí conectados nuevamente en este fin de semana largo que nos da una pausa para reflexionar en muchas cosas y yo quiero compartir una de ellas con ustedes.

No les ha pasado que cuando alguien les pide un consejo, como por arte de magia las respuestas salen de nuestra boca, porque para nuestro entendimiento todo está más claro que el agua y a veces nos ofuscamos al no entender como si es algo tan obvio el que pidió el consejo no lo aplica.

Pero cuando estamos en una situación similar, decimos que no sabes que hacer, pero en el fondo es una gran mentira, si lo sabemos solo que no lo queremos aceptar y lo decimos realmente para hallar otra salida más conveniente para nosotros sin sentir perdida o sacrificio.

Esa es la realidad de la milanesa si sufres de cirrosis quieres hallar lo que  te cure sin dejar de beber y fumar. Si sufres de obesidad quieres probar un adelgazante que actúe por si solo sin necesidad de dejar de comer ni tener que matarse haciendo ejercicios. Si te enamoras de una persona que no te conviene o que no te corresponde igual quieres seguir enamorado de ella solo quieres escuchar de alguien que te diga que esa persona si te conviene o que no pierdas las esperanzas porque ya se dará cuenta que también te ama (según sea el caso).

Hay soluciones obvias, pero lamentablemente estas no son nada fáciles para quienes tienen que ponerlas en práctica, preferimos vivir en una falacia porque es menos doloroso que afrontar la realidad, alejarnos de lo que no cause placer y/o nos produzca una sensación de sentirnos vivos.

Es aquí donde vemos el doble filo del amor, sentirse amado es uno de los más potentes elixires de la vida, uno se siente mejor, más joven, más feliz, es más productivo, los problemas se hacen más pequeños, en fin el amor lo puede todo y sentirlo nos puede llevar a la gloria. Pero a veces el querer conservar esa sensación  nos ciega a la realidad y no nos deja ver que el conservar ese “amor” nos puede dañar física y/o mentalmente, nos olvidamos de nosotros mismos y creemos cosas que no son.

Como ya lo mencione hace poco en otra entrada, no podemos perder el amor propio. Ok “el amor lo perdona todo”, ¿estás dispuesto a sufrir humillaciones, agresiones  o hasta engaños?

El amor es lo más hermoso que le puede pasar a alguien, más si es correspondido y es un riesgo que vale la pena tomar, pero si estamos dispuestos a jugárnosla hay que saber que como todo en esta vida tiene límites que no deben ser traspasados porque traspasaríamos nuestro amor propio. Think about!


Con mucho cariño para ustedes

                             Jenn


También síguenos en facebook