miércoles, 19 de noviembre de 2014

AMISTAD O APARIENCIA




Hola a todos, mis estimados, mis estimadas, bienvenidos a la entrada número 98 de su blog, quien tiene la razón. Cada vez, acercándonos más al final de este ciclo, donde gentilmente decidieron mes a mes hacer una pausa en sus actividades y leer unas cuantas líneas que esta chica tendría que escribir. Pero bueno, sin mayor preámbulo vamos al tema de hoy.

No les ha pasado que debes en cuando se saturan de todo y quieren gritar stop. Es como si requiriéramos una purificación y necesitas presionar el botón de Reset. Lo mismo pasa con las personas que te rodean. Hay un momento en el que quieres estar en una isla desierta, sin que nadie dependa de ti, sin que nadie te exija, sin que nadie te presione.

En ocasiones eso se da cuando tratas de mantener un clima laboral tranquilo,  no te podrás llevar bien con todos, pero para llevar la fiesta en paz, bromeas, hablas y coordinas con ellos aunque hayas tenido algún inconveniente. ¿Se sentirá algo hipócrita?, si tal vez. Pero mantener la guerra todo el tiempo con las personas con las que no nos llevamos o no toleramos, no es sano para ti, para esa persona, ni para los que los rodean. Ello no significa que después del horario laboral tengas la obligación de tomarte unas copas o salir con esa persona,

Ojo cabe hacer la diferencia entre llevar la fiesta en paz tratándose bien y otra es adular a la gente que no soportas y luego  hablar mal a sus espaldas, eso sí sería un acto hipócrita y siendo realistas, en muchos lugares que hay mucha gente así, esperando el momento adecuado para dar un tiro de gracia.

El detalle, es cuando alguien que tú crees que es tu amigo, realmente no lo es y solo aparenta para obtener un beneficio, sea laboral, económico, popularidad, o se aprovechan de tus falencias,  defectos o simplemente de tu forma de ser para dejarte mal y ellos quedar bien ante los demás o cualquier otro que se les pueda ocurrir, basados en la popular frase de Nicolás Maquiavelo “El fin justifica los medios”.

No siempre es fácil diferenciar a los amigos verdaderos de los falsos, a veces solo lo descubres cuando no estuvieron cuando más los necesitaste o cuando te traicionaron. A veces, no quisiste ver las señales o escuchar las advertencias porque decidiste dar un salto de fe y confiar en esa persona, y es ahí donde resulta más doloroso darse cuenta de la realidad. Lo cual es triste porque en algunas oportunidades una mala experiencia puede hacer que pierdas la fe en las personas o no dar confianza a alguien que realmente lo merezca.

Confiar cuando nos lastiman, suena como volver a montar el caballo después de que este nos ha tirado al piso ¿Difícil? definitivamente si, ¿Imposible?, definitivamente no, porque finalmente por más que queramos, no somos ni vivimos en islas desiertas.

¿Qué opinas? EXPRÉSATE AQUÍ

ZONA YOUTUBE

Bueno, llegamos a una de mis partes favoritas del blog, al estar en cama con todas los fastidios del refrío, aunque no tiene mucha relación con el tema de la entrada, se me ocurrió como es que hay canciones que en un idioma suenan bien, pero la versión en otro idioma, bueno, muchas veces no suena también, por ejemplo Bailando de Enrique Iglesias, no pasa nada con la versión en inglés, pero eN español, me dan ganas de ponerme a bailar. Caso contrario pasa con Can´t remember to forget you  de Shakira para mi gana la versión en inglés. Finalmente, una de mis favoritas de Nat King Cole, aquí si fue difícil decidirme, porque cada una tiene su encanto así que les presento los dos Perhaps, perhaps, perhaps  y Quizás, quizás, quizás

Hasta la próxima!!!
Jenn

Síguenos en Facebook


jueves, 30 de octubre de 2014

DECISIONES



Hola mis estimados, mis estimadas, andamos con la onda inspiradora, así que aprovecharé el pánico para comenzar con la entrada número 97, así que comencemos.
Hay veces en la vida en que tenemos que elegir, tomar una decisión, a veces esta es fácil y divertida, que postre elegir, que ropa comprar (excepto para una mujer cuando tiene un evento social), que película ver, en fin.

Si todas las elecciones fueran fáciles, nadie se estresaría por tomar una decisión, el problema es que la vida no siempre es color rosa y en ocasiones tenemos que tomar decisiones difíciles, con las cuales, tal vez no estemos del todo de acuerdo o tal vez afectemos a alguien y ganarnos enemistades sin tener la intención real de hacerlo.

Aquí en el Perú hay una popular frase, “elegir el mal menor”. No se preocupen no hablaré de política, que realmente es uno de los temas que me disgustan. Pero volviendo a lo nuestro, lo que postula esta frase, es muchas veces un determinante para tomar una decisión.

Tenemos que evaluar a cuantas personas va a perjudicar la opción que vamos a tomar. Cuando el resultado de nuestra decisión no es la deseada para un amigo, un familiar cercano o un compañero de labores o estudios, pasamos por dos etapas difíciles. Primero tomar la decisión y segundo comunicarla,

Si creías que lo más difícil era tomar una decisión que dañe a alguien que estimas o que le tengas alguna consideración, no te habías puesto a pensar en que tenías que decírselo.

A nadie le gusta ser el malo de la película, ser quien da las malas noticias, porque aunque sea una decisión de grupal y democrática, el mensajero es el que se gana las antipatías de los afectados y sus amistades más cercanas.

Yo supongo que es igual cuando los padres imponen un castigo, aunque sea una decisión colectiva, uno es el que debe dar el castigo o informar la resolución, el detalle es que no siempre los hijos entendemos que es por nuestro bien.

¿Bien de uno o bien colectivo?, ¿beneficio a mi amigo o beneficio a quien por justicia debe ser beneficiado?, ¿separo a la manzana podrida o dejo esta infecte a las demás manzanas? Parecen respuestas obvias pero cuando están implicadas otros factores, no son tan fáciles.



ZONA YOUTUBE

Bueno, como que de Ley iba la canción Rubén Blades Decisiones,  siguiendo con latinos, Los Fabulosos Cadillacs con Manuel Santillan, El Leon.   Y bueno por el día de la canción criolla, obvio Un par de Eva Ayllon, Ritmo Color y sabor   Regresa / Mi propiedad Privada,  y para finalizar, un poco de Fusión gracias a Jaime Cuadra - Cardo o Ceniza   (Créanme, hay veces como hoy que cuando me conecto con la música, zona youtube me queda chico)

Hasta la próxima!!!

Jenn


Síguenos en Facebook

domingo, 19 de octubre de 2014

Lo que los años enseñan

Cuenta la leyenda que con los años nos vamos volviendo más sabios, quizás realmente solo más viejos, pero... ¿y que? viejo el mar y aún se mueve.


Hola mis estimados, mis estimadas, llegamos al mes de octubre, para los que me conocen, o los que han estado atentos estos seis años, saben que este mes es muy especial para mí. El motivo, bueno hace unos de días fue mi cumpleaños y como corresponde se debe escribir una entrada de reflexión, así que como dice la canción, here we go.

Los números y yo tenemos una relación peculiar, los asocio a hechos o recuerdos que en varias ocasiones nadie más pueda encontrar relación y es ahí donde les doy personalmente una connotación  particular y es así como cada nuevo número de año que cumplo, lo hace un cumpleaños especial.

Este año he cumplido 33 años, como dicen por ahí “la edad de Cristo”. Sé que la madurez no aparece a una edad específica, pero pese a no ser muchos, ni tampoco pocos años de vida, creo que estos 33 años me han dado algo de experiencia de vida y creo que algo de madurez también.

He conocido personas que a una corta edad han vivido mucho y han afrontado difíciles situaciones y otras que pese a la gran cantidad de años vividos, no han aprendido nada y a veces siguen cometiendo los mismos errores.

Determinar si es una persona es madura o no, no es tarea fácil, porque las personas afrontamos diversas situaciones, las experiencias de vida y nuestra actitud para afrontar estas situaciones, sean en lo personal, laboral, económico, amical, deportivo y muchísimas otras más es lo que van formando nuestro carácter. Sin embargo el hecho de reaccionar madura o racionalmente ante determinada situación, no garantiza que reaccionaremos de igual manera ante otra, mucho depende de las personas implicadas, así como una serie de factores internos y externos para tomar decisiones.

Hay quienes llevan un patrón de comportamiento, sea maduro o no, para todas las situaciones y otros tienen reacciones maduras para algunas cosas e inmaduras en otras. Yo creo que encajo en este último, no soy una alocada y definitivamente me falta madurar en algunos aspectos. A esta edad, he empezado a darme cuenta que ciertas cosas en las que me encaprichabas sin razón o sustento, no eran tan importantes o la respuesta no era obvia, pero no siempre tome la mejor opción, en otras ocasiones, las experiencias de otras personas me ayudaron a aclarar mis ideas y accionares. Y la vida es así, no tienes que vivirlo todo para saber que camino elegir, no es necesario prenderle fuego a una casa para saber que esta se va a quemar.

El pasar de los años a veces nos ayuda a revelar nuestro destino, nuestro motivo de ser en la vida, en algunos casos como el mío, a veces sentimos que tenemos un abanico de oportunidades y andamos por la vida  sin rumbo fijo. Sin embargo, caminando se va haciendo el camino y entre buenas y malas experiencias, vamos aprendiendo.

Lo que los años nos enseñan, no debe ser olvidado, sino todo lo contrario, aprendido,  entendido y de ser posible retrasmitido para quien necesite de nuestra experiencia. A mi edad no he vivido situaciones demasiado complicadas, supongo porque estoy protegida por la buena estrella de mi madre, pero si he aprendido de otros. Quizás no siempre reaccionaré igual, pero me siento cada vez más con las herramientas, actitudes y conocimientos necesarios a tomar las decisiones que parezcan más óptimas. ¿Me equivocaré? Tal vez, pero en eso consiste la vida, en tratar, tomar riesgos, caerse, levantarse y crecer.



ZONA YOUTUBE

Bueno aquí algunas que se me antojaron, represent cuba de orishas,  Así es la vida de Elefante  y dos tranquilas para dormir, Día de Enero
 cuando sale el sol de Shakira

Hasta la próxima!!!

Jenn


Síguenos en Facebook