domingo, 19 de octubre de 2014

Lo que los años enseñan

Cuenta la leyenda que con los años nos vamos volviendo más sabios, quizás realmente solo más viejos, pero... ¿y que? viejo el mar y aún se mueve.


Hola mis estimados, mis estimadas, llegamos al mes de octubre, para los que me conocen, o los que han estado atentos estos seis años, saben que este mes es muy especial para mí. El motivo, bueno hace unos de días fue mi cumpleaños y como corresponde se debe escribir una entrada de reflexión, así que como dice la canción, here we go.

Los números y yo tenemos una relación peculiar, los asocio a hechos o recuerdos que en varias ocasiones nadie más pueda encontrar relación y es ahí donde les doy personalmente una connotación  particular y es así como cada nuevo número de año que cumplo, lo hace un cumpleaños especial.

Este año he cumplido 33 años, como dicen por ahí “la edad de Cristo”. Sé que la madurez no aparece a una edad específica, pero pese a no ser muchos, ni tampoco pocos años de vida, creo que estos 33 años me han dado algo de experiencia de vida y creo que algo de madurez también.

He conocido personas que a una corta edad han vivido mucho y han afrontado difíciles situaciones y otras que pese a la gran cantidad de años vividos, no han aprendido nada y a veces siguen cometiendo los mismos errores.

Determinar si es una persona es madura o no, no es tarea fácil, porque las personas afrontamos diversas situaciones, las experiencias de vida y nuestra actitud para afrontar estas situaciones, sean en lo personal, laboral, económico, amical, deportivo y muchísimas otras más es lo que van formando nuestro carácter. Sin embargo el hecho de reaccionar madura o racionalmente ante determinada situación, no garantiza que reaccionaremos de igual manera ante otra, mucho depende de las personas implicadas, así como una serie de factores internos y externos para tomar decisiones.

Hay quienes llevan un patrón de comportamiento, sea maduro o no, para todas las situaciones y otros tienen reacciones maduras para algunas cosas e inmaduras en otras. Yo creo que encajo en este último, no soy una alocada y definitivamente me falta madurar en algunos aspectos. A esta edad, he empezado a darme cuenta que ciertas cosas en las que me encaprichabas sin razón o sustento, no eran tan importantes o la respuesta no era obvia, pero no siempre tome la mejor opción, en otras ocasiones, las experiencias de otras personas me ayudaron a aclarar mis ideas y accionares. Y la vida es así, no tienes que vivirlo todo para saber que camino elegir, no es necesario prenderle fuego a una casa para saber que esta se va a quemar.

El pasar de los años a veces nos ayuda a revelar nuestro destino, nuestro motivo de ser en la vida, en algunos casos como el mío, a veces sentimos que tenemos un abanico de oportunidades y andamos por la vida  sin rumbo fijo. Sin embargo, caminando se va haciendo el camino y entre buenas y malas experiencias, vamos aprendiendo.

Lo que los años nos enseñan, no debe ser olvidado, sino todo lo contrario, aprendido,  entendido y de ser posible retrasmitido para quien necesite de nuestra experiencia. A mi edad no he vivido situaciones demasiado complicadas, supongo porque estoy protegida por la buena estrella de mi madre, pero si he aprendido de otros. Quizás no siempre reaccionaré igual, pero me siento cada vez más con las herramientas, actitudes y conocimientos necesarios a tomar las decisiones que parezcan más óptimas. ¿Me equivocaré? Tal vez, pero en eso consiste la vida, en tratar, tomar riesgos, caerse, levantarse y crecer.



ZONA YOUTUBE

Bueno aquí algunas que se me antojaron, represent cuba de orishas,  Así es la vida de Elefante  y dos tranquilas para dormir, Día de Enero
 cuando sale el sol de Shakira

Hasta la próxima!!!

Jenn


Síguenos en Facebook

domingo, 14 de septiembre de 2014

Ave Fénix




Hola a todos mis estimados y mis estimadas, es increíble, pero estamos aquí después de 6 años, para empezar, mil disculpas, por no publicar el día del aniversario, por cuestiones de estudio, me resultó imposible publicar el 21 de agosto como lo hago cada año, como dice la conocida frase “ya fue”. Sin embargo quiero rescatar que son seis años de buenas y malas experiencias, seis años de experiencias propias o ajenas, seis años de abrir mi corazón y mi pensamiento para aquellos que quieran leer, gracias por darse el tiempo de revisar unas cuantas líneas que mi corazón quiere expresar.

Empezando con nuestro tema, no han sentido a veces que hay días en los que somos como superman, expuestos a la kriptonita, debilitándonos poco a poco, sin poder hacer nada al respecto, eso como un día sin sol, parece tonto y hasta exagerado, pero así es, un día gris puede hacer que la desidia, la hipocresía, la indiferencia y la incomprensión, nos debilitan al punto de ser completamente vulnerables. El detalle es que cuando alguien se propone hacernos daño cuando estamos en ese estado, puede ser realmente fatal.

Si te pones a analizarlo, quizás si tiene algo de lógica, el ponernos tan emotivos, no somos seres únicos, individuales e independientes, no somos islas, estamos relacionados, el uno con el otro y así como lo estamos con la tierra, los mares, la luna y el cielo y es normal ponernos así. Mi hermano me diría “Niña Hippie” como lo hace de costumbre, por escribir eso.

Cuando estamos frente a estas situaciones, tenemos dos caminos o lamentarnos por la vida que nos tocó, hundirnos en nuestra miseria y ver qué es lo que nos depara el destino, con la esperanza de que suceda algo que cambie nuestra vida. O podemos sobreponernos, sacudirnos el polvo después de la caída, volverlo a intentar, empezar de nuevo, resurgir de nuestras cenizas como el ave fénix y cambiar nuestras estrellas.

No será fácil, porque, si no la vida sería color de rosa, siempre tendremos el riesgo que podamos volver a caer, o que se nos cierren las puertas, o que nos falte motivación para seguir luchando ante la adversidad, o porque quizás no salgamos adelante tan rápido como esperábamos. Pero ayer aprendí dos palabras muy importantes que creo que no deberíamos olvidar: “homeostasis” y “resiliencia”.

La homeostasis es una propiedad de los organismos vivos que consiste en su capacidad de mantener una condición interna estable compensando los cambios en su entorno mediante el intercambio regulado de materia y energía con el exterior.

Mientras que la resiliencia es la capacidad de las personas de sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas.

Por más adversa que sea la situación, aunque parezca que no hay solución y que todo nos juega en contra, no debemos olvidar que todos y cada uno de nosotros tenemos la capacidad de adaptarnos a entornos cambiantes buscando nuestra estabilidad, reponiéndonos y saliendo adelante, está en nuestra naturaleza humana así que no hay que tener miedo al futuro incierto, sin importar que nos depare el destino, podremos seguir y mejorar nuestras vidas.

Como reflexión final podría decir que quizás el mundo necesite un poco de paz y amor para ser un mundo mejor, sin egoísmo, sin envidia, sin odio, sin venganza, sin rencor, pero no debemos esperar a que otros empiecen para hacerlo nosotros, el cambio empieza hoy y ahora con nosotros mismos. Como siempre me ha dicho mi madre, no puedes cambiar el mundo, pero puedes cambiar tú.


ZONA YOUTUBE

Bueno, mientras que escribía esta entrada, muchas canciones pasaron por mi mente, por parte de su letra, como por ejemplo Espacio Sideral de Jesse & Joy,  kriptonyte de 3 Doors Down y finalmente, me pareció interesante como inicia esta canción, Get Lucky  de  Daft Punk Ft Pharrel Williams. espero que les guste a ustedes también.

Hasta la próxima!!!

Jenn


Síguenos en Facebook 

martes, 5 de agosto de 2014

Vive

Tienes que disfrutar cada minuto que te regala la vida


Hola a todos mis estimados lectores. Dicen que el tiempo pasa volando cuando te diviertes (o cuando tienes muchas cosas que hacer) y eso me pasó en Julio, recién me di cuenta que no publique nada el mes pasado pues bueno entre trabajo, clases y viaje, la cabeza no te da para mucho. Este año se me pasa en un abrir y cerrar de ojos, bueno, realmente así se me pasó toda la vida. Falta un poco más de meses y vuelvo a cumplir un año y ni que se diga del blog que cumplimos 6 años en un par de semanas.

Como mencione en el párrafo anterior, estuve  con la cabeza en un viaje. Por fin logré cumplir un sueño de años y conocí el ombligo del mundo. Aunque fueron pocos días, fue maravilloso un viaje increíble, conocí gente interesante y divertida pero me di cuenta de algo, muchos no llegaban ni a los 27 años y habían viajado a muchos lugares del mundo y conocieron o estaban a punto de conocer varias ciudades de mi país, algunas que yo aún no he conocido.

Eso me hizo pensar, muchas veces dejamos pasar la vida, bueno a veces por las limitaciones que te puede poner ella misma y otras por miedos, pereza, entre otros. La vida es una sola, no podemos desperdiciarla en miedos, en limitaciones económicas porque lo más elemental de la vida es gratis todo lo demás, es solucionable. Como lo escribí en mi segunda entrada en setiembre del 2008 a veces nos que damos en el ¿Qué hubiera pasado si…? Bueno en aquel tiempo toque el tema por el lado de las relaciones e interacciones con las personas que nos atraen, pero también se aplica para los caminos que tomamos en la vida, en nuestras decisiones, las aventuras que decidimos tener, los trabajos que decidimos dejar y/o emprender, en fin.

Como ya lo dije, la vida es una sola y nuestro tiempo limitado para poder vivirla, capaz vivamos hasta los 107 años como una de mis tías abuela, como puede ser que hoy sea el día que demos nuestro último aliento. Vivamos intensamente, si vas  a comer, disfruta cada bocado como si se excitaran tus papilas gustativas, si vas a trabajar, da lo mejor de ti como si fueras a lucirte para ganar un ascenso o como si fueras el mejor en el universo haciendo lo que haces, si vas a amar ama intensamente, que con beso o un abrazo dependiendo el caso trasmitas parte de tu pasión por la vida y por esa persona.

Sé que es casi imposible vivir así los 365 días del año, porque así como hay días buenos, habrá días malos, terribles y hasta devastadores, a quien no le ha pasado cosas malas y me refiero a cosas realmente malas, muertes, engaños, traiciones, calumnias, es parte del día al día, una vida perfecta sin cosas malas en mayor o menor grado no sería vida, sería una ilusión óptica, una utopía.

Las cosas malas a veces tienen que ser parte de nuestras vidas para poder apreciar las buenas, es parte del ying-yang, lo importante es no derrumbarnos por  ellas, hay que resurgir de nuestras cenizas, sin importar el hoyo en el que hayamos caído, como dicen por ahí, llegará un momento donde ya no podremos hundirnos más, es ahí donde debemos empezar a ir cuesta arriba por más difícil y hasta doloroso que sea.

No hay peor lucha que la que no se da, aunque la vida sea tan imperfecta, vale la pena tratar de hacerla perfecta, en algún momento la vida vera nuestros esfuerzos y nos sorprenderá. El consejo de esta entrada simplemente es, vive sin miedo, para que cuando llegue el momento de partir no nos lamentemos de lo que no vivimos.


Zona Youtube

Bueno para los que no conocen esta canción aunque la cante Miley Cyrus, The climb  tiene una letra muy buena que creo que va relacionada un pocco con nuestro tema. También repito Ella de Bebe,  porque creo que es una canción que ayuda a dar un pasito más; Coti con Nada Fue Un Error,  porque a veces dudamos cuando ya dimos el primer paso y un bonus track por el atraso. sale el sol .

Hasta la próxima!!!

Jenn


Síguenos en facebook